ZOOTERAPIA

"Las mejores medicinas no siempre vienen en forma de cápsulas o de inyecciones,
sino que a veces tienen cuatro patas y son muy peludas......"

Desde los inicios de la historia, los seres humanos hemos convivido estrechamente con los animales.

La agitada vida de nuestra sociedad actual parece haber cambiado nuestra visión sobre la forma del cumplimiento de estas actividades utilitarias para la satisfacción de nuestras necesidades básicas, sin embargo, en los países más avanzados del mundo se está revalorando el papel de los animales como una fuente de emociones, catalizadores de interacciones sociales con y entre los seres humanos de su entorno, es decir que los animales nos traen mucho más beneficios que los que una sociedad pragmática espera de ellos.

Se ha comprobado que personas que crecen en la compañía afectiva de alguna mascota son menos propensas a sufrir enfermedades como alcoholismo o drogadicción; inclusive se han encontrado vínculos estadísticos que suponen que la presencia de mascotas disminuye los riesgos de padecer algunas patologías.

Estos "mágicos poderes" de los animales, nos dan alternativas para mantener esta milenaria y entrañable relación; es más, nos ofrecen la oportunidad de hacerla mucho más equitativa.
La zooterapia es una técnica de asistencia animal aplicada como medicina alternativa que se basa en la estimulación para favorecer tanto el diagnóstico correcto, como el aprendizaje y la adaptación de niños y adultos con capacidades diferentes, retraso mental o trastornos generalizados del desarrollo utilizados como tratamiento.

Estos últimos son una serie de trastornos graves que se originan dentro de los primeros 5 años de vida, entre los cuales está incluido el autismo.

El estímulo está dado por animales en su mayoría perros, pero también se ha experimentado con conejos, gatos, caballos, delfines, etc.

La mascota desempeña un papel fundamental en la apertura del niño hacia nuevas actividades, funcionando como un poderoso estímulo.

 

La gran utilidad de estos animales en las terapias es que logran lo que muchas veces ni la familia ni los profesionales pueden hacer: romper un tipo de esquema fijo de comportamiento, muy cerrado, que no les sirve para comunicarse con los demás, sino para recluirse en su propio mundo, como en el caso del autismo.

De esta manera, el animal logra despertar el interés del niño y relacionarse con él, lo cual significa muchas veces un primer e importantísimo contacto. Roto el esquema, podrá empezar a incorporar otras conductas a través de la escuela y la familia.

Una de las patologías que puede ser abordada mediante este tipo de terapia es el autismo. Éste es un trastorno generalizado del desarrollo y se caracteriza por problemas en la comunicación social y el contacto con el mundo externo. Actualmente se lo considera una patología de origen genético, y sus síntomas aparecen alrededor del año y medio, cuando empieza el período de socialización. El niño está "encarcelado" por una alteración tanto sensorial como perceptiva, que le impide recibir los estímulos externos. A menudo no dispone del lenguaje para comunicarse. Está aislados y le cuesta mucho adaptarse a cosas nuevas.

La interacción del animal con el niño permite a los terapeutas diferentes recursos, de los cuales no disponen cuando no existe ese estímulo. De esta manera, y mediante fotografías y filmaciones de una sesión, un diagnóstico que antes demandaba dos meses, podrá resolverse en un solo encuentro con la asistencia del animal. Éste seguirá participando durante el resto de las sesiones del tratamiento, y actuará como un estímulo terapéutico.

Existen actualmente un gran número de agrupaciones con y sin fines de lucro que se dedican profesionalmente a esta actividad. Esta terapia trabaja normalmente con personas enfermas o discapacitadas.

Existen otros mecanismos terapéuticos comunes a las distintas modalidades de zooterapias que refuerzan los aspectos psicológicos mencionados. Entre estos destacan:

- Se estimula la producción de células T, endorfinas y hormonas.

- Mediante la entretención generada, los pacientes se distraen de dolores y estados
  depresivos.

- Se facilita la interacción entre desconocidos, disminuyendo la sensación de soledad.

- Mediante el ejercicio, la actividad, la alegría y el optimismo se favorece enormemente
  la autoestima de quienes acceden a las terapias con animales.

...."El hombre tiene un gran poder de habla, pero la mayor parte de lo que dice es vano y engañoso.
Los animales apenas pueden hablar, pero lo poco que dicen es útil y veraz; y
es mejor una cosa pequeña y cierta que una gran falsedad."....

ANIMALES QUE CURAN:

Hace tiempo que la medicina alternativa considera a las tortugas y otros reptiles elementos fundamentales para el alivio de algunas dolencias. Y se conocen también desde hace siglos los efectos notablemente terapéuticos que tienen los caballos en personas con problemas mentales o físicos.

Existen en la actualidad programas en que los animales visitan gente en los hospitales, hospicios y casas de ancianos y superan los 2.000 solo en los Estados Unidos. Se trata de mascotas que pertenecen en general a voluntarios y a las que se suele llamar PAT (Pet As Therapy, o Mascotas Como Terapia). Y es que hay personas dispuestas a visitar y compartir sus perros y gatos con gente enferma, deprimida o sola. Resultan asimismo útiles otros animales dóciles como canarios, tortugas, conejos e incluso peces.

Según investigaciones de la Universidad de Pensylvania, los dueños de mascotas que habían sido hospitalizados con enfermedades cardíacas, incluso infartos, manifestaron después mejor ritmo cardíaco que un grupo de control sin animales de compañía.

También estudios de la Fundación Latham, de California, demostraron que la suma de mascotas a la terapia de enfermos de SIDA les daba a los pacientes razones para luchar por la vida, lo que condujo a la organización de la Red de Apoyo a Mascotas de los Enfermos de SIDA, para cuidar de estos animales. Eduardo Tarnassi, en una nota sobre lo que los perros pueden hacer por quién padecen esta enfermedad sostiene que está absolutamente comprobado que para el enfermo su mascota se convierte en uno de los apoyos más firmes, ya que no solo sirve para vehiculizar el afecto sino también para maximizar la responsabilidad. Un animal es, entre otras cosas, alguien por quién vivir, alguien a quién cuidar, alguien que no cuestiona, que no condena, que únicamente ama (La Nación 24/11/1992).

Pero la terapia animal no solo resulta útil en casos de enfermedad, las mascotas suelen representar un gran alivio para personas desconsoladas. Se ha verificado incluso que, en casos de duelo por la pérdida de un ser querido, quienes poseían animales de compañía presentaron menor tendencia a la desesperación y el aislamiento que los que no poseían animales.

Estos animales casi figuran en el anonimato, y día tras día entregan todo su afecto a niños con parálisis cerebral, síndrome de Down, autismo y otros tipos de patologías, ya sea internadas o en condiciones ambulatorias.

Estos personajes con todo su esfuerzo logran arrancar una mirada, una sonrisa a niños y adultos en diálisis, con esmero y delicadeza, que a veces el mismo profesional tratante no tiene. Apoyan sus cabezas sobre el regazo del paciente esperando una caricia e intercambiar una mirada. Es un contacto casi mágico.

Terapia con conejos:

Actualmente esta muy en boga la terapia donde los coterapeutas son los conejos, animales caracterizados por generar gran ternura en quien lo toca, además de fácil manejo y cuidado, no es una terapia tradicional, aquí, el animal forma parte de las sesiones de terapia y a través de la interacción se disminuyen la ansiedad del paciente y además se obtiene acerca del paciente y se idean actividades posteriores para obtener mayor bienestar. Entre sus beneficios están: incrementar la comunicación de las personas, el contacto físico, disminuyen la presión en la sangre, y disminuyen la sensación de soledad.

Y aquí vuelve Mundo Conejo...

Existen razas especificas para usar en la Zooterapia, como por ejemplo las Mini Rex, Dutch fajados, de collar o lisos, Rex, Holland Dwarf, English Lop, entre otras.

Las cuales podemos destacar pos su gran docilidad a los Dutch, Mini Rex y Rex.

El pelaje de las variedades Rex es como ya contamos y puedes ver en Pelajes, el llamado subpelo y pelo extra corto, el cual tiene una sedosidad impagable, y justamente al acariciar a un animal de estas características causa realmente una relajación, tanto para el conejo como para quien lo acaricie.

Estas razas aptas para Zooterapia son muy simpáticas, transmiten alegría, y demandan cariño ya que están en contacto continuo con sus amos, y hasta se puede echar a dormir encima de uno.

Como bien podíamos leer en este breve resumen de la Zooterapia, no solo se la aplica a pacientes con problemas o capacidades distintas sino que también se la puede aplicar para buscar la serenidad, la relajación, la distracción de los problemas diarios, y alejarnos de ellos al menos por el tiempo en que uno esta en casa con su conejo.

Inténtalo, descubre un conejo de estos y no te arrepentirás... para ello, siempre busca la raza mas adecuada para este tipo de terapias alternativas, si no sabes aun que raza elegir, haz click aquí


PROMOCIONES
DEL MES
Super promo 6: 3 alfalfas + 3 pellets + 1 balanceado x 3 kilos

$ 250.00


Comprar
Diseño y Hosting RCH - www.rch.com.ar - www.redcomser.com.ar